El PP denuncia “descontrol” en la rehabilitación del Teatro Fleta

“Si hay tres cuestiones que de manera especial preocupan al Partido Popular en cuanto a las actuaciones del Gobierno PSOE-PAR en la recuperación del Fleta son: las chapuzas administrativas y de gestión respecto a las excavaciones arqueológicas, que la rehabilitación va costar a los aragoneses bastante más de lo que se decía y, en tercer lugar, que el departamento de Educación parece tener previsto modificar los usos inicialmente previstos para este espacio cultural”. Así expresó el portavoz de Cultura del PP en las Cortes de Aragón, José María Moreno, durante su comparecencia ante los periodistas en la mañana de hoy, la inquietud de los ‘populares’ aragoneses ante el proceso de ejecución de esta obra estrella de la coalición PSOE-PAR desde 1999.

El diputado señaló que “son ya muchas las sombras y las dudas que se amontonan sobre la recuperación del Fleta, y cada día más expresivos los silencios del Gobierno de Aragón sobre sus actuaciones. Hay dudas muy serias sobre cómo se han hecho las cosas, hay dudas sobre el coste final de la obra, y hay especialmente dudas sobre el destino final de este espacio cultural”.

José María Moreno señaló que planteará una interpelación a la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Eva Almunia, si las explicaciones que la titular del departamento tiene que ofrecer próximamente a las Cortes son insuficientes.

CHAPUZAS ADMINISTRATIVAS

Según consta en la documentación parlamentaria facilitada al Partido Popular por el departamento de Educación, Cultura y Deporte, el Gobierno aragonés adjudicó a la empresa Entorno y Vegetación, a través del procedimiento negociado, es decir sin concurso previo y sin publicidad, la excavación arqueológica del Gran Teatro Fleta por un importe de 105.000 euros (más de 17 millones de pesetas).

Una adjudicación que, para empezar, se salta el Artículo 141 del Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, donde quedan perfectamente recogidos los casos concretos en los que una Administración puede acudir al procedimiento negociado sin publicidad. Pese a esta obligación legal, ninguno de los supuestos marcados por la Ley es citado por la DGA en sus documentos para sustentar la necesidad de acudir a este tipo de procedimiento. De hecho, el presupuesto del contrato de la DGA triplica con creces al límite de los 30.000 euros establecidos para recurrir a los contratos negociados y sin publicidad. En este sentido, José María Moreno señaló que “no existe razón objetiva alguna, ni de urgencia ni de especificidad técnica, para utilizar un procedimiento legal que además de recortar la transparencia administrativa elude los beneficios derivados de la existencia de varias ofertas”.

Pero las ‘chapuzas administrativas’, señaló el diputado, comienzan antes. En una obra de estas características es preciso realizar una serie de pasos: el ‘replanteo previo’, posteriormente la adjudicación del trabajo y, finalmente, la ‘comprobación del replanteo’. En la información administrativa remitida por el departamento falta el primer documento y además, la ‘comprobación del replanteo’ se realizó siete días antes de la adjudicación de la obra, contraviniendo la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

Además de desatender este trámite administrativo existen serias contradicciones entre las fechas que aparecen en los documentos oficiales. Así, aunque la adjudicación a Entorno y Vegetación se formalizó en un contrato oficial el 23 de octubre de 2002 y su publicación en el BOA no se produjo hasta el 4 de noviembre, sin embargo, el 15 de octubre el departamento de Educación ya había autorizado por escrito a esta empresa a iniciar los trabajos.

También al analizar el documento administrativo que establece las condiciones del contrato, el Pliego de Cláusulas Administrativas, aparecen nuevas anomalías. Este documento indica que la tramitación se realizará a través del procedimiento ordinario pero, a la vez, se contradice al señalar en el mismo documento que el procedimiento será urgente. Tampoco consta en el Pliego la obligación que existe de excavar hasta el nivel estéril, aunque esta prescripción es habitual en todas las excavaciones arqueológicas de carácter urbano “una excepción que resulta improcedente cuando, en este caso, la propia Administración autonómica se excluye de una obligación que exige al resto de los ciudadanos” afirmó el diputado ‘popular’.

EL CONTRATO NO SE CUMPLE

A éste cúmulo de “incorrecciones administrativas”, el portavoz de Cultura del PP señaló que “lo más grave de todo es el incumplimiento del contrato suscrito entre el Gobierno aragonés y la empresa, lo que habría obligado al departamento de Educación a rescindir ese acuerdo; algo que no ha ocurrido y que ningún responsable del Ejecutivo ha aclarado”.

José María Moreno sustentó esta afirmación apoyándose en varios ejemplos. Así, la empresa adjudicataria reducía en 15 días el plazo de dos meses inicialmente establecido en el pliego de condiciones para las labores de excavación y, sin embargo, además de incumplir el plazo fijado en el contrato, en ningún documento oficial consta que transcurridos 17 meses desde la firma de ese acuerdo las excavaciones hayan concluido, pese a que el departamento de Educación incluso permitió prorrogar el plazo al contratista hasta octubre de 2003.

La empresa adjudicataria también se comprometía a entregar un Informe Preliminar sobre la situación de la obra dos días después de haber terminado la excavación de campo, un compromiso que todavía se desconoce si llegó a cumplirse puesto que el Gobierno aragonés ha evitado facilitar información sobre la fecha exacta de entrega. De hecho, la copia de ese Informe Preliminar enviado por el departamento de Educación a petición del Partido Popular, se reduce a seis páginas, no figura la fecha en que concluyó la excavación ni tampoco la fecha de emisión del documento y llega a la incoherencia de realizarse cuando todavía no se había concluido la excavación arqueológica “lo que evidencia un descontrol absoluto en el seguimiento de la obra” señaló el diputado ‘popular’.

Para José María Moreno, a las dudas sobre el cumplimiento de los plazos se añade que el Informe de Entorno y Vegetación carece de numerosos datos y documentos a los que obligaba su contrato con la DGA “lo que también hubiera sido causa más que suficiente para su denuncia por parte de la Administración”. En efecto, el Informe no especifica los puntos exactos donde se trabajó dentro del solar ni la metodología seguida, no facilita un plano general de la excavación, ni dibujos y fotografías de los estratos arqueológicos de las catas y de los principales materiales encontrados, ni realiza un inventario de éstos, además de hacer referencias muy genéricas a la composición de los estratos y niveles.

Junto al supuesto Informe Preliminar, el contrato obligaba a Entorno y Vegetación a presentar, en el plazo de 30 días desde el final de la excavación, una memoria completa de la intervención arqueológica lo que debería haberse producido como muy tarde y según el contrato el 26 de diciembre de 2003, hace más de un año. Pese a que el pasado mes de octubre José María Moreno solicitó al departamento copia de esta memoria, la consejera sólo remitió el Informe Preliminar, lo que hace pensar, señaló el diputado que “o bien la memoria completa nunca llegó a elaborarse, o bien que la consejera ocultó deliberadamente información al Parlamento, cuestión que como mínimo merece una explicación detallada”.

Todos estos datos, afirmó el portavoz de Cultura del PP “nos llevan a pensar que el Gobierno aragonés no controla lo que está ocurriendo en el Fleta o, lo que sería aún más grave, aún conociendo este cúmulo de incorrecciones, las permite y las avala al no rescindir el contrato con la empresa adjudicataria de la excavación”. Además recordó que la fecha prevista inicialmente por el Gobierno PSOE-PAR para la finalización de la rehabilitación del Teatro Fleta fue marzo de 2003, aunque posteriormente el Ejecutivo aragonés la ha retrasado casi tres años, hasta enero de 2006.

DESCONTROL PRESUPUESTARIO

Aparte del incumplimiento sistemático de plazos, el coste de las obras se ha incrementado un 15%, más de tres millones y medio de euros (cerca de 600 millones de pesetas) sin que haya existido explicación alguna por parte del departamento de Educación. A estos primeros sobrecostes se añadirá otros, aún sin cuantificar según reconocieron fuentes del departamento, lo que supondría que la rehabilitación del Teatro Fleta superaría ampliamente los 27,3 millones de euros previstos en la actualidad (4.542 millones de pesetas).

En este sentido, José María Moreno afirmó que “es necesario que alguien aclare lo que está pasando, dónde han fallado los presupuestos iniciales y cuántos millones más nos va a costar esta obra”.

UNA OBRA SIN USO DEFINIDO

La última crítica vertida por el parlamentario ‘popular’ a la gestión del Gobierno socialista respecto al Teatro Fleta radica en el destino final de este espacio cultural. José María Moreno señaló que “todavía no saben que van a hacer con el Fleta y carecen de un proyecto definido sobre su uso, lo que resulta tremendamente alarmante puesto que la rehabilitación del edificio siempre se ha condicionado a su utilización para conciertos y ópera, algo que ahora parecen desestimar los actuales responsables culturales que pretenden convertirlo en su palacio de congresos cuando Zaragoza ya cuenta con el Auditorio, la Feria de Muestras y está previsto realizar uno más con motivo de la Expo 2008”.

El portavoz de Cultura del PP insistió en la apuesta de su partido para que el destino final del Teatro Fleta permita a los aragoneses disponer de un espacio cultural emblemático capaz de acoger a los circuitos culturales internacionales de más alto nivel como ocurre en Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao y otras capitales españolas.

Anuncios