La DGA reconoce destrozos “entre un 10 y un 15%” con especial incidencia en la muralla

José María Moreno, portavoz de Cultura del Partido Popular en las Cortes de Aragón, reclamó hoy responsabilidades políticas ante el reconocimiento, por parte de Eva Almunia, de importantes destrozos en el yacimiento arqueológico de Palermo, en el municipio zaragozano de Caspe.

En respuesta escrita de la titular del departamento de Educación, Cultura y Deporte a preguntas formuladas por el diputado ‘popular’, Eva Almunia reconoce que el daño causado ‘afecta a una extensión de entre un 10 y un 15% de la superficie total del enclave arqueológico’ para añadir que la afección más grave se ha producido en la muralla, en una anchura superior de tres metros ‘y a una casa del poblado que ha sido arrasada parcialmente’.

UNO DE LOS ENCLAVES ARQUEOLÓGICOS MÁS IMPORTANTES DE ARAGÓN

El enclave de Palermo es uno de los más relevantes que existen en Aragón, al reunir restos de la Edad del Bronce y de la época romana. Además, está catalogado como Monumento Nacional desde 1931, es decir posee la máxima distinción que otorga el ordenamiento jurídico español, y en 2003 fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con área de protección delimitada.

Pese a su importancia y su alto grado de protección jurídica, el yacimiento no se encuentra mínimamente vallado, según afirma Almunia ‘por cuanto la delimitación del entorno de protección se ha establecido como único, para los cuatro enclaves que componen el conjunto, con lo cual estaríamos vallando un espacio extremadamente amplio con los consiguientes perjuicios para los propietarios de las parcelas afectadas’. Esta respuesta no convence a José María Moreno “desde el punto de vista que no sabemos si se sigue trabajando en esas parcelas anexas a los yacimientos, tampoco conocemos si para salvar la integridad futura de los enclaves el Departamento ha iniciado algún proceso de expropiación o, como mínimo, ha mantenido algún contacto con los propietarios para que paralicen los trabajos mediante la correspondiente indemnización”.

El portavoz ‘popular’ de Cultura puso también de relieve una seria contradicción “pues si las fincas están en un área de protección, como así es, no puede actuarse en ellas puesto que eso podría perjudicar al BIC”. A su juicio “la respuesta de Almunia reconoce que hay desprotección real, bastando como prueba la destrucción que se ha producido, y eso es un fallo que requiere algo más que disculpas y explicaciones”.

DESTROZOS EN EL CABEZO DE LA CRUZ

No es la primera ocasión en la que parte del patrimonio arqueológico aragonés se pierde ante la inacción del Departamento de Educación, Cultura y Deporte. El pasado 7 de mayo, José María Moreno acusaba al Gobierno aragonés de “arrasar” parte del yacimiento arqueológico del Cabezo de la Cruz, en el término municipal de La Muela, también en Zaragoza.

El parlamentario ‘popular’ denunció entonces que “las palas excavadoras se han llevado por delante una parte importante del yacimiento, a lo que la DGA ha respondido con simple cambio en la valla de protección que ha trasladado unos metros, y con eso el Departamento que dirige Eva Almunia parece dar por cumplida con su responsabilidad de salvaguardar este importante patrimonio”.

Moreno declaró que “la falta de compromiso real del Gobierno aragonés con la defensa de nuestro patrimonio es cada vez más alarmante y está provocando su destrucción paulatina, y con ella la pérdida de parte de nuestra memoria histórica”.

El PP acusa al Gobierno de Aragón de “arrasar” parte del yacimiento

El portavoz de Cultura del Partido Popular en las Cortes de Aragón, José María Moreno, acusó hoy al Gobierno aragonés de “arrasar” parte del yacimiento arqueológico del Cabezo de la Cruz, en el término municipal de La Muela, en Zaragoza.

El parlamentario ‘popular’ denunció que “las palas excavadoras se han llevado por delante una parte importante de la excavación, han subido la valla de protección unos metros, y con eso el departamento que dirige Eva Almunia parece dar por cumplida con su responsabilidad de salvaguardar este importante patrimonio”, a lo que añadió el incumplimiento de los responsables de Cultura del Gobierno aragonés respecto al compromiso que adquirieron para trasladar los objetos allí encontrados.

El diputado requirió al Ejecutivo explicaciones sobre los motivos que han llevado a la dirección general de Patrimonio para, transcurridos dos años, no incoar un expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) “con lo que el yacimiento hubiera obtenido un grado superior de protección”. A este respecto, José María Moreno consideró contradictorio que “entonces para el director general era prioritario el mantenimiento y la puesta en valor de este yacimiento, y ahora no ha tenido ningún problema en permitir su destrucción en una parte sustancial”.

Moreno se pregunto si la postura del director general “hace años, al frente de las pancartas pidiendo la protección del yacimiento del Cabezo de la Cruz era simplemente para conseguir un protagonismo que le llevara a la dirección general, porque su actuación posterior en absoluto encaja con ese ánimo reivindicativo y protector de antaño”.

LOS ERRORES DE LA DGA

El yacimiento del Cabezo de la Cruz, pertenece al término municipal zaragozano de La Muela y comprende los restos arquitectónicos de un poblado de la Edad del Hierro I además de piezas de cerámica y diversos útiles considerados muy relevantes por diversos expertos. Aunque la existencia de estos restos es conocida desde hace años, no fue hasta 1979 cuando un estudio científico confirmó el emplazamiento a través de coordenadas geográficas. Sin embargo, el Inventario de Bienes Inmuebles de la DGA, publicado en 2001, cometió el error de desplazar la localización del yacimiento 800 metros del lugar correcto, lo que suponía su afección directa por el trazado de la autovía Mudejar.

Ante esta situación, José María Moreno realizó diversas preguntas a la responsable de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo aragonés, Eva Almunia, que manifestó haber remitido información al ministerio de Fomento previamente al comienzo de las obras y reconoció, según consta por escrito, que las coordenadas geográficas que se aportaron en su momento eran erróneas “lo que confirma –aseguró el diputado del PP- que el Gobierno aragonés facilitó a Fomento un emplazamiento equivocado del yacimiento del Cabezo de la Cruz, que provocó que el trazado de la autovía por esta zona no tuviera en cuenta la verdadera ubicación de los restos arqueológicos”.

A este respecto, el parlamentario ‘popular’ manifestó que “son necesarias respuestas claras de Almunia, sobre todo, para saber si al final ha prevalecido el trazado de la autovía sobre la conservación de los restos y, si es así, por qué el Gobierno de Aragón no ha buscado alguna alternativa para salvar el yacimiento”.