Moreno acusa a Almunia de "nulo compromiso" y de actuar "sólo para salir del paso"

“Es un invento de composición arbitraria, de finalidad difusa, de futuro incierto y aún más, de dudoso éxito” afirmó hoy José María Moreno, portavoz de cultura del Partido Popular en el Parlamento autonómico, al valorar el reciente decreto del Gobierno de Aragón que crea el Comité para la coordinación de las actuaciones relacionadas con el ‘Programa Goya 2008’.

EL INTERVENCIONISMO DE LA ADMINISTRACIÓN

Para el responsable popular de cultura, el Comité de coordinación carece de un perfil amplio y plural en su composición ya que la participación de las instituciones y entidades privadas, de las empresas y de la sociedad civil es escasa “en contraposición con la inflación de cargos del Gobierno de Aragón” y, en este sentido, consideró “una mal comienzo” que entidades financieras como la CAI, o docentes como la Universidad San Jorge, no hayan sido integradas en el órgano encargado de coordinar las actuaciones relacionadas con el ‘Programa Goya 2008’.

Según José María Moreno “la pluralidad de opiniones genera riqueza, pero el planteamiento que está realizando la consejera Almunia es monolítico y sólo pretende cubrir el expediente pero no se ha planteado apostar por algo realmente innovador, como merece la figura de Goya”.

Además criticó que se mencione al director del Programa como miembro del Comité de Coordinación, cuando todos los cargos de ese comité tienen carácter honorífico “lo que puede llevar a una dedicación muy relajada, justamente lo contrario de lo que se precisa”. El decreto del Gobierno también establece la creación de una Comisión Ejecutiva, en la que predominan los cargos del Departamento de Educación, Cultura y Deporte e incluye al director del ‘Programa Goya 2008’, sin carácter honorífico “lo que hace que nos preguntemos si va a existir algún tipo de remuneración para los miembros de esta comisión ejecutiva y, a renglón seguido, cuanto va ser esa retribución”.

También llamó poderosamente la atención al diputado popular que esa comisión ejecutiva cuente sólo con representantes del Gobierno aragonés y del Ministerio de Cultura “con lo que la clase no política queda desde el principio absolutamente marginada en la toma directa de decisiones”. Según afirmó José María Moreno “hubiera sido más lógico y más efectivo para alcanzar con éxito los fines que se pretenden utilizar la figura del consorcio” y añadió que, tal y como se está planteado “sin un estatuto o un reglamento de funcionamiento, sin referencia presupuestaria, sin programación anual y sin dedicación específica de las personas que van a intervenir, lamentablemente tiene unas trazas muy poco prometedoras”.