Moreno exige explicaciones públicas de Belloch sobre los graves problemas que acumula el proyecto de navegabilidad en el Ebro

El Portavoz Adjunto del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, José María Moreno, ha reclamado al alcalde, Juan Alberto Belloch, que ofrezca explicaciones públicas sobre el fracaso que está suponiendo la puesta en marcha del proyecto de navegabilidad sobre el río Ebro. En este sentido, Moreno ha recordado que “ha pasado casi un mes y medio de la inauguración de la Expo, pero los barcos no son capaces de llegar regularmente al embarcadero de Ranillas. Además, ya vamos por el segundo dragado del río y el azud ni siquiera ha podido entrar en funcionamiento”. El edil del PP considera que “esta situación requiere algo más que algunas declaraciones esporádicas del Director de Operaciones, Jerónimo Blasco. Debería ser el alcalde el que dé cuenta de los problemas que se están planteado y cuáles son las soluciones que se están barajando”.

De la misma forma, José María Moreno critica que el Ayuntamiento de Zaragoza plantee ahora la posibilidad de incorporar motores contaminantes de gasolina a los barcos que navegan por el río. “Dijeron que los motores eléctricos de los barcos serían más que suficiente para remontar el río. Dijeron que los barcos serían completamente respetuosos con el medio ambiente. Pero ahora quieren cambiar las condiciones de la concesión y meter unos motores de gasolina que contaminarán los caudales y afectarán al hábitat natural del río con su fauna y su flora. ¿No merece esta situación una explicación pública del alcalde de Zaragoza?”, denuncia Moreno.

Según los populares, “éste es el resultado de la nefasta gestión política con la que se puso en marcha el proyecto”. Además, ha añadido que “ya comenzamos a comprobar cómo resulta insostenible económicamente, y que ahora no tienen sentido las agresiones que se hicieron al Puente de Piedra y al propio Ebro. Lo dijimos desde el principio, los barcos tenían que adaptarse al río y no al revés. Ahora, vemos que la navegabilidad del Ebro, tal y como la planteó Jerónimo Blasco, sólo plantea problemas. Por eso el alcalde debe tomar cartas en el asunto y explicar por qué se han hecho tan mal las cosas”.